Luces, bosque y garras, con Sara

En realidad necesitaba seguirte, de lejos pero sin perderte de vista. Nada más quedaban unos minutos de luz dorada y tu te desvanecías. Por momentos te perdía y al momento te soñaba, de repente relucías. Un rincón del bosque te llamaba y un aroma que el viento mecía entre las ramas perfumó el camino que tu andabas.

Me mantuve oculto tras mis garras, por miedo a asustarte y que volaras, con la necesidad de ti como un sediento que quiere agua, que va dando tumbos por las dunas de un desierto y que necesita saciar su alma.

Esta tarde reíste tu, yo moriré mañana.

Sara

Esta foto es de una sesión que realizé para el cartel de “La Monstruo”, una competición de bmx que se celebra en Leganés todos los años. Me gusta el contraste del deporte extremo y la delicadeza femenina.

12022011-IMG_7295