Vamos a mirar las cosas de otra manera

No se si será uno de los mejores retratos que he hecho pero si que es una de las fotos que más he mirado y remirado en muchas ocasiones. Me trae muy buenos sentimientos, me recuerda todo lo que tengo que seguir aprendiendo y seguir mirando.

Mirar, mirar y mirar. Queriendo descubrir, explorar y probar.

Y si no lo pruebo, nunca lo sabré.

IMG_2067

Anuncios

Trabajando en la expo de Junio

Hace ya casi un año que empecé a trabajar en este proyecto de fotografía de desnudo y estoy muy contento con el resultado de las imágenes, ahora estoy en el proceso de producir  las obras porque más allá de simples imágenes sobre papel, estas irán positivas sobre maderas, telas u otros objetos y con bastante manipulación en el laboratorio. Es un proceso de búsqueda, creativo e intenso. En ocasiones un poco estresante pero muy enriquecedor. Me ha dado la posibilidad de conocer a personas muy entregadas y apasionadas que disfrutaban posando para mi y que han hecho posible este proyecto.
A tod@s ell@s, muchas gracias.

Fotografía de Desnudo

Llevo ya unos meses trabajando en un proyecto personal sobre cuerpos desnudos, buscando una imagen abstracta pero hermosa. Trabajando con varias cámaras de las que llevo fabricando hace más de 10 años.
https://miguelangelpizarro.wordpress.com/tag/estenopeica/

Estoy en el proceso de selección que me resulta bastante complicado porque tengo cientos de fotos que me parecen bellísimas y como el positivado será un trabajo manual y artesano, realmente tendré que decidir cuando las imágenes estén sobre su soporte final.

Son fotos delicadas que precisan de un trabajo pausado, que el tiempo las valla poniendo en su lugar y matarlas si es necesario.

Pese a que estas que pongo no son nada abstractas a excepción del color, son pertenecientes a las mismas sesiones de desnudo y también merecen su espacio, aunque sea en el blog.

Luces, bosque y garras, con Sara

En realidad necesitaba seguirte, de lejos pero sin perderte de vista. Nada más quedaban unos minutos de luz dorada y tu te desvanecías. Por momentos te perdía y al momento te soñaba, de repente relucías. Un rincón del bosque te llamaba y un aroma que el viento mecía entre las ramas perfumó el camino que tu andabas.

Me mantuve oculto tras mis garras, por miedo a asustarte y que volaras, con la necesidad de ti como un sediento que quiere agua, que va dando tumbos por las dunas de un desierto y que necesita saciar su alma.

Esta tarde reíste tu, yo moriré mañana.