Carolina Fotobook

El Onironauta. Exposición de fotografías

lona onironautaemail

“ DE LA FOTOGRAFÍA. DESNUDO Y SU MISTERIO”
Miguel Ángel Pizarro fotógrafo onironauta, en un acto de valentía, se lanza en su última exposición a mostrarnos algunos de sus imágenes de ensueño. Aunque señala que la mayoría de sus trabajos no nacen con el fin de ser mostrados , en su fotografía, cocinada a fuego lento y por lo tanto valedera de un proyecto vital, observamos una coherencia neta, carente de exhibicionismo y con un guiño humanista.
Más allá de etiquetas, cabría situar a Miguel a caballo entre el artista y el artesano. Artista por poseer una técnica cuidada, una creatividad incitante y en ocasiones, una dimensión trascendente que se dirige a lo inconsciente. Artesano por el sello personal que imprime a sus fotos, trabajadas con todo su cuerpo, así holísticamente: los negativos visitan sus axilas, las imágenes quieren columpiarse en sus ojos y las cámaras que construye como lo hacían  los primeros fotógrafos entre sus manos mientras que sus pies gustan de pisar la tierra húmeda, arcillosa, que servirá de eje al trípode de su mirada, pues dos ojos no bastan para llegar dónde él mira, necesitamos un tercero para dimensionar su propuesta.
Para nuestras vidas ajetreadas , la exposición de Miguel Ángel Pizarro supone un regalo , un aliento que invita a la contemplación, al juego al que cada día la vida nos convoca : cada fotografía es una decisión, un camino por el que transitar y al que volver, porque ya te has quedado dentro, soñando.
Amalia Hornero

Pongamos que hablo de Madrid. Parte 2

 

Esta es una serie de fotos que he estado realizando en estas últimas semanas por el centro de Madrid. Es una serie de imágenes que quiero dedicar a mis compañeros de trabajo en estos últimos meses y lo de compañeros es un decir porque para mi, hemos creado una pequeña familia, hemos pasado por montones de buenos ratos, por defunciones y nacimientos, por subidones/bajones, por ceses y nombramientos, mentiras y chismorreos, pero aun así nos seguimos queriendo, cada uno de su “pare” y de su “mare” y cada uno bueno en lo suyo.

Esta serie de fotos, como decía, no tendría sentido si no hubiese estado influenciada por largos paseos, por conversaciones de como solucionar el mundo sin dejar de ver fútbol, por la economía y la lujuria y por como cada uno de nosotros y alguno cincuentón ( yo soy de los cuarentones) siempre llevará un niño en su interior.

Madrid siempre me ha fascinado fotográficamente, siempre lo he sentido así, también es verdad que casi todo me fascina fotográficamente. Lo que me ha dado todas estas semanas de vivir su ambiente día a día desde la madrugada a la madrugada, ha sido esta necesidad de guardar en mi álbum personal este tiempo, con esta gente, en primera persona, como si fuese un turista sin serlo y un observador sin observar, el no tener la necesidad de mirar por la cámara y tampoco de esconderla y en momentos observarme a mi mismo disfrutando de la calle, de su gente y de la Luz.

… y en el centro del Centro, La Puerta del Sol, y orbitando alrededor de este centro como queriendo salir pero regresando a el. Pongamos que hablo de Madrid (gracias Sabina) sonando en una esquina de Preciados…

 

Pongamos que hablo de Madrid

Esta es una serie de fotos que he estado realizando en estas últimas semanas por el centro de Madrid. Es una serie de fotos que quiero dedicar a mis compañeros de trabajo en estos últimos meses y lo de compañeros es un decir porque para mi, hemos creado una pequeña familia, hemos pasado por montones de buenos ratos, por defunciones y nacimientos, por subidones/bajones, por ceses y nombramientos, mentiras y chismorreos, pero aun así nos seguimos queriendo, cada uno de su “pare” y de su “mare” y cada uno bueno en lo suyo.

Esta serie de fotos, como decía, no tendría sentido si no hubiese estado influenciada por largos paseos, por conversaciones de como solucionar el mundo sin dejar de ver fútbol, por la economía y la lujuria y por como cada uno de nosotros y alguno cincuentón ( yo soy de los cuarentones) siempre llevará un niño en su interior.

Madrid siempre me ha fascinado fotográficamente, siempre lo he sentido así, también es verdad que casi todo me fascina fotográficamente. Lo que me ha dado todas estas semanas de vivir su ambiente día a día desde la madrugada a la madrugada, ha sido esta necesidad de guardar en mi álbum personal este tiempo, con esta gente, en primera persona, como si fuese un turista sin serlo y un observador sin observar, el no tener la necesidad de mirar por la cámara y tampoco de esconderla y en momentos observarme a mi mismo disfrutando de la calle, de su gente y de la Luz.

… y en el centro del Centro, La Puerta del Sol, y orbitando alrededor de este centro como queriendo salir pero regresando a el. Pongamos que hablo de Madrid (gracias Sabina) sonando en una esquina de Preciados…